La situación en el este de Ucrania seguirá siendo frágil sin ninguna manera de calmar las crecientes tensiones, dice el Secretario General Adjunto al Consejo de Seguridad

Las conversaciones tienen lugar en el contexto de la agresión rusa, las tensiones de los delegados, contrastando los pasos ‘positivos’ de Kiev

La situación en el este de Ucrania seguirá siendo frágil hasta que se encuentre una manera de calmar las crecientes tensiones, advirtió hoy el Secretario General Adjunto de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz durante una conferencia informativa por videoconferencia del Consejo de Seguridad.

Al enfatizar que las conversaciones no son un sustituto del progreso real, Rosemary DiCarlo dijo que la situación general sigue siendo frágil a pesar de los acuerdos para restaurar la estabilidad y otros acontecimientos alentadores, como la reducción de la violencia y la liberación de los detenidos. Sin embargo, a pesar de la relativa calma, las condiciones humanitarias están empeorando, debido en parte a las restricciones a la libertad de movimiento y la pandemia de COVID-19.

Con más de 3,4 millones de personas que todavía necesitan asistencia humanitaria sostenida, los cruces de líneas de contacto se han reducido drásticamente y los servicios de agua y saneamiento se han visto afectados, informó, y señaló que las municiones sin detonar siguen causando daños. El acceso humanitario también ha sido restringido, dijo, instando a todos los actores a permitir la libertad de movimiento para permitir la entrega de ayuda. Bajo el nuevo plan de respuesta humanitaria, los socios apuntan a llegar a más de 1 millón de personas necesitadas y buscan $ 168 millones para proporcionarlo.

Al señalar que se espera la primera entrega de vacunas COVID-19 en Ucrania a finales de este mes, dijo que las Naciones Unidas están trabajando en eso y en temas relacionados. Guiada por el marco de asociación Ucrania-Naciones Unidas, la Organización continuará fortaleciendo las iniciativas de recuperación, entre otras medidas, prometió. Expresando preocupación por los incidentes de seguridad a lo largo de la línea de contacto, destacó que la tendencia debe revertirse.

Heidi Grau, Representante Especial de la Presidenta en ejercicio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), dijo que el año pasado trajo una reducción radical de las violaciones del alto el fuego, pero las últimas tendencias han demostrado que será difícil mantener el relativa calma en el frente si no se resuelven los problemas humanitarios y políticos. Por lo tanto, es hora de que todas las partes demuestren compromiso y responsabilidad, dijo, y prometió que el equipo de mediación de la OSCE hará todo lo posible para ayudarlos.

Continuó informando que las restricciones de viaje relacionadas con la pandemia han obligado a la OSCE a celebrar sus reuniones quincenales del Grupo de Contacto Trilateral por videoconferencia desde finales de marzo de 2020, y enfatizó que tales limitaciones también han hecho que sea mucho más difícil para los ucranianos reunirse con familiares en el otro lado. lado de la línea de contacto. Sin embargo, el Grupo continuó sus esfuerzos hacia la implementación de los acuerdos de Minsk y las tareas de la Cumbre de Normandía de 2019, señaló.

Con respecto a las tareas de Normandía, en particular la liberación y el intercambio de detenidos relacionados con el conflicto siguiendo el principio «todos para todos», dijo que se dio otro paso en abril de 2020 con la liberación de 34 presos detenidos. Sin embargo, las negociaciones se desaceleraron más tarde y los participantes se acusaron mutuamente de no cumplir con sus compromisos. «Tengo muchas esperanzas de que este año nos permita avanzar en esta cuestión humanitaria vital», dijo.

Lamentablemente, dos puntos de control adicionales a lo largo de la línea de contacto permanecen cerrados unilateralmente, mientras que las negociaciones sobre los detalles técnicos están en curso, informó, y expresó su optimismo de que los puntos de control volverán a abrir pronto. El paso más importante de 2020 fue el acuerdo del Grupo de Contacto Trilateral del 22 de julio de 2020 sobre medidas adicionales para estabilizar el alto el fuego, dijo, y señaló que trajo el alivio tan esperado a las personas en ambos lados de la línea de contacto. A pesar de una preocupante tendencia reciente de violaciones, el número de violaciones del alto el fuego observadas por la Misión Especial de Monitoreo de la OSCE sigue siendo significativamente menor que en el primer semestre de 2020, señaló.

En cuanto a la desconexión y el desminado, dijo que no se ha logrado suficiente progreso en esos frentes. Si bien los participantes identificaron 19 nuevas áreas de desminado y cuatro zonas de desconexión a mediados de 2020, algunos participantes del Grupo condicionaron su implementación a cuestiones políticas indirectamente relacionadas. Todas las discusiones en el grupo de trabajo político se estancaron en agosto de 2020 cuando algunos participantes exigieron que el parlamento de Ucrania derogara una resolución sobre elecciones locales antes de que las discusiones pudieran continuar. Expresó su gratitud por la participación de los asesores políticos de los Cuatro de Normandía en la búsqueda activa de salidas al impasse. Informó que el grupo de trabajo sobre asuntos económicos continuó con sus esfuerzos indispensables en una variedad de temas, incluido el mantenimiento de infraestructura vital, amenazas ambientales y pagos de pensiones.

Halit Çevik, Monitor Jefe de la Misión Especial de Supervisión de la OSCE en Ucrania, señaló que, si bien 2020 estuvo plagado de desafíos imprevistos, el diálogo productivo condujo a un período de estabilidad. Si hay voluntad política, la situación sobre el terreno puede mejorar, particularmente para los civiles afectados por el conflicto, dijo, al tiempo que advirtió que las recientes tensiones elevadas amenazan con descarrilar el progreso logrado. La estrecha ventana de oportunidad para la desescalada y los obstáculos a la libertad de movimiento para los monitores hace imperativo que los signatarios de los acuerdos de Minsk cumplan con sus compromisos y respeten las medidas adicionales que acordaron en julio de 2020, enfatizó. «La ventana de oportunidad para un mayor progreso político que apareció el verano pasado debe permanecer abierta para que se mantenga el alto el fuego».

En el contexto de la volátil situación de seguridad a lo largo de la línea de contacto, continuó, el acuerdo del 22 de julio de 2020 dentro del Grupo de Contacto Trilateral sobre medidas adicionales para fortalecer el alto el fuego vio una disminución sustancial de la violencia armada, pero la adherencia se ha deteriorado con el tiempo. Antes del acuerdo de julio de 2020, los informes mostraban un promedio diario de 594 violaciones, que bajó a 19 de agosto a octubre de 2020, y ha aumentado a 87 desde noviembre de 2020, dijo, señalando que continúan otras violaciones, a pesar de los compromisos de las partes. que van desde trincheras de nueva construcción hasta la presencia de armas pesadas en zonas residenciales. Al mismo tiempo, las discusiones con el grupo de trabajo sobre temas de seguridad están paralizadas, sin un acuerdo sobre un mecanismo de coordinación conjunto para dar seguimiento e investigar las presuntas infracciones, señaló, y enfatizó que dicho mecanismo podría servir como un importante mecanismo de fomento de la confianza. medida, al igual que las partes que responden a los llamados a actuar contra la impunidad.

Continuó informando un menor número de víctimas civiles relacionadas con el conflicto, de 24 muertos y 107 heridos en 2020 en comparación con 8 muertos y 32 heridos tras la introducción de medidas adicionales a finales de julio de 2020. El fuego de armas pequeñas o los bombardeos con armas pesadas causaron 64 víctimas civiles en 2020, 61 de las cuales ocurrieron antes de que las medidas adicionales entraran en vigor, lo que refleja una poderosa demostración de cómo un alto el fuego sostenido puede salvar vidas, dijo. Dado que las minas, los artefactos explosivos sin detonar y otros artefactos explosivos continuaron causando un alto número de víctimas civiles, causando 16 muertos y 51 heridos en 2020, las partes deben implementar los compromisos de desminado, agregó. A la luz de las condiciones exacerbadas por la pandemia para quienes viven a lo largo de la línea de contacto, dijo, los civiles aún no pueden usar los nuevos cruces en Zolote y Shchastia, a pesar de un acuerdo alcanzado dentro del Grupo de Contacto Trilateral en 2020.

Tras señalar que los puestos de control han estado operativos en las áreas administradas por el gobierno desde el 10 de noviembre de 2020, pero no en las áreas correspondientes fuera del control del gobierno, informó que el número de cruces se redujo en más del 92%, de 11,99 millones a 903.000, entre marzo y diciembre. 2020. La Misión sigue facilitando el diálogo entre las partes y supervisando el alto el fuego, y ha reparado cerca de 120 instalaciones de infraestructura de gas, agua y electricidad que prestan servicios a 6 millones de civiles. Pero las violaciones persisten, incluso cerca de la estación de filtración de Donetsk, y los tiroteos ocurren regularmente durante los cambios de turno programados de los trabajadores conocidos por las partes, a pesar de las garantías de seguridad específicas, advirtió.

A pesar de los desafíos operativos planteados por la pandemia, dijo, la Misión de Monitoreo continúa manteniendo una presencia sólida en toda Ucrania y brinda información objetiva e imparcial sobre la situación en el terreno a través de su monitoreo y presentación de informes. Subrayando la importancia esencial de la libertad de movimiento para la misión, consagrada en su mandato y los acuerdos de Minsk, a fin de que sirva como ojos y oídos de la comunidad internacional en Ucrania, dijo que persisten las obstrucciones, con más del 95 por ciento. de todas esas restricciones en 2020 se produjeron en zonas no controladas por el Gobierno y el 46% en la parte sur de la región de Donetsk, y en zonas cercanas a la frontera no controlada con la Federación de Rusia.

Los intentos de restringir el uso de los activos de monitoreo técnico por parte de la Misión Especial de Vigilancia han persistido en ambos lados de la línea de contacto, continuó, recordando que los vehículos aéreos no tripulados de la Misión fueron blanco de disparos en 70 ocasiones y sometidos a interferencias de señal GPS 700 veces en 2020. De continuar esa tendencia de restringir la libre circulación, la capacidad de la Misión para monitorear la situación sobre el terreno y reportar información objetiva y corroborada será cada vez más limitada, advirtió.

En el debate que tuvo lugar a continuación, varios miembros del Consejo condenaron la ocupación de Crimea por parte de la Federación de Rusia y la continua agresión en Ucrania. Otros recomendaron formas de asegurar un mayor progreso en la implementación de los acuerdos negociados, incluido el establecimiento de medidas de fomento de la confianza. Algunos oradores exhortaron a las partes a que aseguraran la prestación de la asistencia que tanto necesitan para mejorar las condiciones de aquellos cuyo sufrimiento se ha visto agravado por las restricciones relacionadas con la pandemia. Los miembros acordaron que una solución diplomática sigue siendo el único camino para poner fin al conflicto.

El representante de la Federación de Rusia , señalando que el 12 de febrero se cumplen seis años desde la adopción del paquete de medidas de Minsk, dijo que no se ha dado respuesta a dos de las preguntas más importantes sobre la intención de Ucrania de resolver pacíficamente el conflicto y su visión de el futuro estatus especial de Donbas dentro del país. Mientras el ejército ucraniano continúa bombardeando las áreas residenciales de Donbas, la gente no siente una conexión con Ucrania, agregó. Hace seis años, el Consejo de Seguridad respaldó de inmediato el compromiso ganado con tanto esfuerzo en Minsk a través de su resolución 2202 (2015), haciendo del acuerdo parte del derecho internacional, recordó, y enfatizó que no existe otro formato reconocido internacionalmente para resolver el conflicto provocado. por el golpe de Estado de Maidan.

Continuó preguntando al Representante Especial de la OSCE si su país se menciona en el texto del paquete de medidas de Minsk, excepto por la firma de su representante, y qué obligaciones se dirigen específicamente a la Federación de Rusia. También pidió a los miembros del Consejo que respondieran preguntas sobre el supuesto cumplimiento por Ucrania de los acuerdos de Minsk, sobre si se está dialogando entre las partes sobre las modalidades de las elecciones y sobre el futuro autogobierno en las regiones de Donetsk y Lugansk, como los acuerdos de Minsk. proveer. También preguntó si se está llevando a cabo una reforma constitucional en Ucrania y si la nueva Constitución ha entrado en vigor, con la descentralización como elemento clave. Esas medidas deberían haber ocurrido a fines de 2015, según la cláusula 11 de los acuerdos de Minsk, enfatizó. Señalando que el ministerio de reintegración de Donbass publicó un documento en el que pedía el regreso de esa región al control de Kiev, dijo que, en lugar de una palabra sobre el diálogo directo con Donetsk y Lugansk, el documento contiene fantasías sobre el establecimiento de algún tipo de administración internacional. La gente en Donbas no estaría de acuerdo con tal forma de ocupación internacional, enfatizó.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, declaró que los acuerdos de Minsk no son necesarios para resolver el conflicto, sino solo para mantener las sanciones contra Rusia, recordó, y agregó que el viceprimer ministro Oleksiy Reznikov dijo que su gobierno buscará reformatear los acuerdos de Minsk. Obviamente, olvidó que los acuerdos son la única base para resolver el conflicto interno de Ucrania, dijo. La declaración de la Presidencia del Consejo de Seguridad del 6 de junio de 2018 hizo hincapié en la necesidad de una aplicación estricta de la resolución 2202 (2015) y el paquete de medidas, recordó además. Hace dos años, el predecesor del Representante Especial declaró inequívocamente que la Misión Especial de Vigilancia no registró ninguna presencia militar rusa en Donbas. Pasando a la reunión de la «fórmula Arria» para escuchar las voces de los residentes de Donetsk y Lugansk, dijo que aquellos que no asistieron y se entregaron a fantasías sobre la agresión rusa no pueden ser llamados mediadores.

El representante de México lamentó la falta de avances significativos en el proceso político, pero acogió con satisfacción los esfuerzos del Grupo de Contacto Trilateral y el Cuarteto de Normandía para estabilizar la situación. Haciendo hincapié en la importancia fundamental de que la misión especial de vigilancia de la OSCE disfrute de un acceso pleno y seguro para cumplir plenamente su mandato, también reiteró la necesidad de respetar la unidad y la integridad territorial de Ucrania, de conformidad con el derecho internacional, especialmente los principios de la Carta del Naciones Unidas.

El representante de China destacó la importancia vital de los acuerdos de Minsk, respaldados por el Consejo de Seguridad, para resolver el conflicto. Tras expresar su pesar por el hecho de que los acuerdos no se hayan aplicado plenamente, dijo que su país defiende la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y rechaza la injerencia externa en los asuntos internos de ese país. Solo el diálogo, no una solución militar, puede conducir a una paz duradera, dijo, y enfatizó que China continuará desempeñando un papel constructivo en la resolución del conflicto.

El representante de los Estados Unidos dijo que la Federación de Rusia ha bloqueado el progreso, entre otras cosas, entrenando y armando a autoridades autoproclamadas en el terreno, matando a miles, desplazando a millones y socavando a Ucrania, mientras se declara mediadora. El presidente Vladimir Putin se comprometió a hacer esfuerzos sobre el terreno, pero se negó a implementar plenamente las medidas discutidas en la reunión del Grupo de Contacto Trilateral en 2020, recordó. Instando a la Federación de Rusia a liberar a los detenidos, poner fin a su agresión en Ucrania, poner fin a la ocupación de Crimea y aplicar todos los aspectos de los acuerdos de Minsk, reafirmó el reconocimiento de su país de la integridad territorial de Ucrania, haciendo hincapié en que una solución debe ser diplomática y respetar la soberanía de ese país. . A continuación, dio la bienvenida a la iniciativa de la plataforma de Crimea de Ucrania, y expresó la esperanza de que la comunidad internacional apoye ese esfuerzo con miras a poner fin a la ocupación.

El representante de Viet Nam reiteró el apoyo de su delegación al arreglo diplomático de controversias. Si bien señaló que los acuerdos de Minsk y las discusiones posteriores han resultado en un alto el fuego y la liberación de prisioneros, dijo que las hostilidades diarias están obstaculizando los esfuerzos humanitarios, en contra de los acuerdos. Para crear las condiciones para el avance de la paz, las partes deben abstenerse de las hostilidades y entablar un diálogo constructivo para resolver sus diferencias, instó.

El representante de Túnez dijo que la soberanía y la integridad territorial son principios que deben respetarse y destacó que el diálogo y las negociaciones deben persistir para encontrar una solución al conflicto. Al elogiar el intercambio de prisioneros y la apertura de nuevos puntos de cruce, dijo que, a pesar de algunas violaciones del alto el fuego, esas medidas constructivas pueden crear un entorno propicio para un mayor progreso. Haciendo hincapié en el papel de la OSCE en el asunto, reiteró los llamamientos al respeto del alto el fuego, la retirada de armas pesadas y a las partes a entablar conversaciones. Continuó expresando su preocupación por el empeoramiento de la situación a lo largo de la línea de contacto, y pidió un enfoque en la coordinación de la entrega de suministros y apoyo a los necesitados. Todos los acuerdos deben implementarse rápida y plenamente de manera que contribuya a la prosperidad de la población de la región, dijo.

El representante de Francia lamentó que, siete años después del inicio de las hostilidades, el conflicto continúe, y señaló que su país y Alemania siguen plenamente movilizados dentro del formato de Normandía en la búsqueda de una solución justa y duradera. Si bien acogió con satisfacción los progresos realizados desde la cumbre de París en diciembre de 2019, incluido el intercambio de prisioneros y la reducción de la violencia desde la reanudación de las partes en el alto el fuego en julio de 2020, lamentó que el desminado y la apertura de nuevos puntos de cruce permanezcan. bloqueado debido a la intransigencia de las autoridades de facto apoyadas por la Federación de Rusia. COVID-19 no puede constituir una razón legítima para prevenir la implementación del mandato de la Misión Especial de Observación de la OSCE, especialmente en áreas no controladas por el Gobierno de Ucrania, enfatizó. Rechazando que Moscú atribuyera exclusivamente la culpa a Ucrania, recordó a la Federación de Rusia su responsabilidad como miembro del Grupo de Contacto Trilateral y el formato de Normandía y exhortó a ese país a utilizar su influencia sobre los representantes de facto de las zonas que no están bajo control del Gobierno. Francia no vacilará en su compromiso con una paz justa y duradera y la restauración de la plena soberanía de Ucrania sobre Donbass, afirmó.

La representante de San Vicente y las Granadinas reafirmó el pleno apoyo de su país a los esfuerzos de la Misión Especial de Supervisión de la OSCE para seguir alentando a todas las partes a cumplir con sus obligaciones en virtud de todos los acuerdos, al tiempo que destacó la importancia de garantizar un acceso seguro y sin obstáculos para los monitores. Al enfatizar la necesidad de una implementación completa de los acuerdos de Minsk, dijo que siguen siendo la base para una solución política al conflicto en Donbas. Todas las partes deben volver a comprometerse con el proceso de paz y aplicar plenamente todas las medidas acordadas en el formato de Normandía y el Grupo de Contacto Trilateral en aras del progreso inmediato y la paz duradera, subrayó.

El representante de Níger , recordando que la cumbre del formato de Normandía de 2019 en París generó esperanzas de un relanzamiento del proceso de paz, dijo que faltaban avances en sus conclusiones. Expresando preocupación por el impacto de las minas en la población civil y el aumento de las tensiones, señaló que 3,4 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y 1,4 millones de personas son desplazados internos. Pidió el paso seguro de los trabajadores humanitarios y los suministros de socorro.

La representante de Noruega , reiterando el firme apoyo de su delegación a la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, incluidas la península de Crimea y las aguas territoriales adyacentes, condenó la agresión de la Federación de Rusia contra ese país. Noruega también está profundamente preocupada por la presencia de equipo y personal militar ruso en áreas controladas por las formaciones armadas apoyadas por la Federación de Rusia en el este de Ucrania, dijo, instando a Moscú a dejar de alimentar el conflicto. Hizo un llamado a la Federación de Rusia para que suspenda su procedimiento simplificado de solicitud de pasaporte para los residentes del este de Ucrania, y dijo que socava aún más la soberanía de Ucrania.

El representante de Irlanda destacó la importancia de establecer un mecanismo funcional para investigar las violaciones de la cesación del fuego y afirmó que un primer paso positivo sería el regreso de la Federación de Rusia a la Comisión Conjunta de Control y Coordinación. Pidiendo que se alivien las restricciones de movimiento para evitar agravar la ya aguda crisis humanitaria, instó a la Federación de Rusia a implementar los compromisos que asumió en la cumbre de Normandía en París, así como en el Grupo de Contacto Trilateral, con el fin de garantizar la Shchastia y Los puntos de paso de entrada y salida de Zolote están en pleno funcionamiento y que todos los puntos de paso actualmente cerrados se reabren.

El representante de la India dijo que las reuniones en el formato de Normandía facilitarán aún más la resolución de las cuestiones relacionadas con la aplicación de los acuerdos de Minsk, incluidos sus aspectos clave de seguridad y políticos. La India acoge con agrado todos los esfuerzos encaminados a reducir las tensiones en la región y espera que todas las partes trabajen juntas de manera constructiva para encontrar soluciones políticas y diplomáticas al conflicto.

El representante de Kenia expresó su preocupación porque la situación humanitaria en las áreas afectadas por el conflicto se ha visto agravada por el COVID-19, incluidas las medidas conexas, como el cierre de los pasos fronterizos. Pidiendo una reducción urgente de las tensiones y una mayor flexibilidad de las restricciones relacionadas con la pandemia, hizo hincapié en la necesidad de crear un entorno propicio para la prestación de asistencia humanitaria a los necesitados.

El representante de Estonia lamentó que la Federación de Rusia no haya reconocido ni revocado sus acciones y que continúe violando los principios fundamentales de la Carta de las Naciones Unidas, así como numerosos acuerdos bilaterales y multilaterales, incluidos el Acta Final de Helsinki y el Memorando de Budapest. Las acciones de Moscú no son solo una preocupación europea, sino mundial, ya que representan una amenaza para la paz y la seguridad internacionales, señaló. Tras expresar su pesar por el hecho de que la Federación de Rusia siga violando los acuerdos de Minsk y las conclusiones de la cumbre de París, señaló que el 91% de todas las violaciones relacionadas con la retirada de armas pesadas se han registrado en zonas que no están bajo el control del Gobierno.

La representante del Reino Unido , presidenta del Consejo en febrero, habló en su capacidad nacional y señaló que la Federación de Rusia afirma que no es parte en el conflicto mientras continúa alimentando la violencia. Haciendo hincapié en que Moscú debe retirar las armas pesadas, poner fin a su agresión y detener sus esfuerzos de intimidación contra la OSCE, instó a la Federación de Rusia a igualar la voluntad política demostrada por Ucrania para garantizar el progreso. El pueblo ucraniano merece la paz, enfatizó, reafirmando el apoyo de su país a los esfuerzos para resolver el conflicto.

Leonid Kravchuk, Jefe de Delegación de Ucrania en el Grupo de Contacto Trilateral, describió los pasos prácticos que su país está tomando para implementar los acuerdos de Minsk y resolver el conflicto. Recordando que Ucrania fue uno de los primeros países en hacer cumplir el llamado del Secretario General a un alto el fuego global al comienzo del brote de coronavirus, dijo que otras medidas, posibles gracias al apoyo de socios como las Naciones Unidas, incluyen desconectar las armas, iniciando cuatro nuevas áreas de desconexión y abordar la pandemia, a pesar de que la administración ocupante no proporcionó los servicios y suministros necesarios a la población. Ucrania también ha proporcionado al Grupo de Contacto Trilateral un plan de pasos conjuntos hacia la plena aplicación de los acuerdos de Minsk. Al recordar avances como el intercambio de prisioneros y un plan de remoción de minas, dijo que el Gobierno ha abierto puntos de cruce y está tomando medidas para resolver la situación en Donbas.

Sin embargo, la Federación de Rusia no ha hecho lo mismo, dijo, y señaló la reciente proliferación de grupos armados. Hasta la fecha, Ucrania no ha recibido la reacción de ese país a sus pasos positivos, agregó. De hecho, el proceso de negociación se lleva a cabo en un contexto de agresión rusa, dijo, citando cruces fronterizos ilegales en áreas fuera del control de Kiev, al tiempo que enfatizó que nadie se deja engañar por los intentos de Moscú de convencer a la comunidad internacional de que no hay presencia militar. Además, la Federación de Rusia continúa emitiendo pasaportes a las personas en las áreas afectadas, señaló. Continuó expresando la preocupación compartida por la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) sobre la reducción de las medidas de seguridad alrededor de los sitios amenazados por la radiación nuclear, y señaló que las solicitudes a Moscú siguen sin respuesta. Ucrania seguirá trabajando para resolver el conflicto, subrayó dijo, y expresó la esperanza de que la Federación de Rusia siga su ejemplo.

El representante de Alemania recordó que, en el primer párrafo del Memorando de Budapest firmado en diciembre de 1994, la Federación de Rusia reafirmó su compromiso de «respetar la independencia y soberanía y las fronteras existentes de Ucrania» y «abstenerse de la amenaza o el uso de fuerza ”contra ese país. Luego, 20 años después, las autoridades rusas invadieron Ucrania y Crimea y organizaron un levantamiento interno, dijo, y agregó que un líder ruso se regocijó por el derribo del vuelo MH17, pensando que era un avión ucraniano. Continuó señalando que el representante de la Federación de Rusia citó varios párrafos de los acuerdos de Minsk, pero no se refirió a otros, incluido el primer párrafo más importante, sobre el alto el fuego. El acuerdo en cuestión entró en vigor el 15 de febrero de 2015, pero los ataques rusos no se detuvieron, dijo, y señaló que Moscú aún no ha retirado las armas pesadas. La Misión de Vigilancia de la OSCE no puede realizar sus tareas en las zonas no controladas por las autoridades ucranianas, añadió. Refiriéndose a la detención del activista Alexei Navalny, citó un comentario de la canciller de su país, Angela Merkel: “Estamos siendo testigos del desprendimiento de la Federación de Rusia del estado de derecho.

El Secretario General Adjunto Di Carlo, haciendo uso de la palabra por segunda vez, instó a las partes a aplicar todos los elementos de los acuerdos de Minsk.

El Representante Especial Grau explicó que las discusiones constructivas que comenzaron en 2020 abordaron la cuestión de los actos legislativos que Kiev puede establecer, incluida una ley de amnistía, elecciones locales en áreas no controladas por el gobierno y una ley de estatus especial, pero las disputas sobre una resolución en el Parlamento de Ucrania lideraron a un impasse. En lugar de bloquear y culpar, las partes deben volver a las discusiones mantenidas en 2020, enfatizó, y señaló la persistencia de puntos de vista divergentes sobre la identidad exacta de las partes en el conflicto. El Grupo de Contacto Trilateral mantiene un formato inclusivo, agregó.

El monitor jefe Çevik dijo que el grupo de trabajo sobre cuestiones de seguridad se encuentra en un callejón sin salida y pidió centrarse en avanzar en las discusiones sobre cuestiones prácticas para superar el estancamiento. Sobre las víctimas civiles, dijo que las muertes continúan debido en gran parte a la presencia continua de minas terrestres. Añadió que no se informó de avistamientos de soldados rusos en Donbas, pero se vieron armas en ciertas áreas.

El representante de la Federación de Rusia , tras señalar que el Representante Especial Grau no respondió a su pregunta sobre las referencias a su país en los acuerdos de Minsk, aclaró que no había estado preguntando sobre la identidad de las partes en los acuerdos. En cuanto al Memorando de Budapest, expresó su disposición a mantener una conversación bilateral con el representante de Alemania, al tiempo que enfatizó que las disposiciones de ese documento no se aplican a las consecuencias de un levantamiento interno. Con respecto a la ocupación, enfatizó que la Federación de Rusia no ocupó Ucrania y Ucrania no ocupó Rusia. Más bien, Ucrania ocupó Ucrania, dijo, y agregó que libró la guerra en su propio territorio. Es importante que el Consejo discuta la actual agenda para recordar a Ucrania sus obligaciones de implementar los acuerdos de Minsk, enfatizó.

Source

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *