Mientras el apartheid 'yace muerto, el racismo sigue vivo', dice el jefe de las Naciones Unidas, mientras la Asamblea General observa el Día para la Eliminación de la Discriminación Racial

Observando con preocupación la situación de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), la Asamblea General adoptó hoy una decisión en la que se describen los protocolos para realizar declaraciones y presentar informes durante las sesiones plenarias del resto de su septuagésimo quinto período de sesiones.

Sin sentar un precedente para futuras sesiones plenarias, la Asamblea decidió que cuando existan requisitos de cuarentena o restricciones de viaje, aquellos invitados a hablar en una sesión plenaria o presentar un informe, y que no sean representantes de un Estado Miembro o una delegación observadora – cada uno puede presentar una declaración pregrabada, que se reproducirá en el Salón de la Asamblea General.

También decidió que, además de las actas taquigráficas de las sesiones plenarias, el Presidente de la Asamblea distribuirá un documento recopilatorio de las declaraciones pronunciadas mediante declaraciones pregrabadas en cada una de las sesiones plenarias formales, que se adjuntará a las actas taquigráficas de la reunión.

La acción se tomó antes de la conmemoración por la Asamblea del Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial, que se celebra anualmente el día en que la policía de Sharpeville, Sudáfrica, abrió fuego y mató a 69 personas en una manifestación pacífica contra las "leyes de aprobación" del apartheid en 1960.

En las palabras de apertura, Volkan Bozkır (Turquía), Presidente de la Asamblea General, recordó que el Día Internacional se creó en 1966 y que 55 años después, la discriminación racial continúa existiendo. El año pasado ha sido doloroso para muchas personas de ascendencia africana. Los ataques xenófobos y anti-asiáticos y el discurso de odio también han aumentado durante la crisis del COVID-19, a pesar de la afirmación de la Asamblea en la resolución 74/270 de que "no hay lugar para ninguna forma de discriminación, racismo y xenofobia en la respuesta a la pandemia" .

Al señalar que las personas de ascendencia africana a menudo tienen un acceso desigual a la atención médica y son vulnerables a tasas más altas de infección por coronavirus y la mortalidad relacionada, dijo que en algunos casos, también tienen el doble de probabilidades de morir como resultado de COVID-19 que su compañeros. Para quienes se recuperan, el costo de la atención médica amenaza con llevarlos a la pobreza. Y cuando los sistemas relacionados de justicia, vivienda y educación fallan a los afrodescendientes, las desigualdades se perpetúan.

Recordando que 2021 marca el vigésimo aniversario de la Declaración y el Programa de Acción de Durban, aprobados en la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, y también llama la atención sobre el examen de mitad de período del Decenio Internacional de los Afrodescendientes, a realizarse en mayo, dijo que se iniciarán las consultas sobre las modalidades, el formato y los aspectos sustantivos de procedimiento de un foro permanente sobre afrodescendientes. Confía en que estas deliberaciones concluyan pronto para establecer una plataforma para negociar un proyecto de declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos fundamentales de los afrodescendientes. “La responsabilidad recae sobre cada uno de nosotros, defender los derechos humanos fundamentales de todos, en todas partes”, dijo. "Las vidas de los negros son importantes."

El Secretario General António Guterres también recordó los hechos ocurridos en 1960 en Sharpeville, reconociendo que mientras el apartheid “yace muerto”, el racismo “sigue vivo” hoy en todas las regiones y sociedades. Se ve en la exclusión generalizada de las personas de ascendencia africana, soportada por los pueblos indígenas, expresada en las opiniones repugnantes de los supremacistas blancos, el sentimiento antisemita o antimusulmán, y en la violencia aborrecible contra los asiáticos a quienes se culpa erróneamente de la introducción de COVID. -19. También se ve en la codificación detrás de la tecnología de reconocimiento facial y la inteligencia artificial.

“Nuestra responsabilidad como ciudadanos del mundo es erradicarlo”, afirmó, y condenarlo sin reservas, incluso “mirando en nuestro propio corazón y mente” para preguntarnos si somos racistas y qué debemos hacer para corregirlo. Por su parte, las Naciones Unidas en 2020 iniciaron un debate en todo el sistema, involucrando al personal en temas que incluyen prejuicios conscientes e inconscientes. “Esta es una responsabilidad que todos compartimos. Es un problema que debe enfrentar toda la sociedad ”, insistió.

Hizo hincapié en que el vigésimo aniversario de la Declaración y el Programa de Acción de Durban ofrece una oportunidad para hacer una evaluación honesta de "dónde nos encontramos y hacia dónde debemos ir". Es hora de reconocer y reparar los errores de larga data y de revertir sus consecuencias. “Necesitamos una mayor inversión política, cultural y económica en inclusión y cohesión”, afirmó. Hizo un llamamiento a los jóvenes, líderes y educadores en particular para que ayuden a enseñar al mundo que todas las personas nacen iguales.

“El racismo viola todo lo que defendemos y todo lo que hacemos”, dijo Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en un comunicado pregrabado. El enorme número de víctimas del COVID-19 en las personas de ascendencia africana, las minorías étnicas y otros grupos marginados se debió a décadas de desigualdad en la atención médica y condiciones de vida inadecuadas. “Generación tras generación de privaciones, discriminación e injusticia moldearon las fracturas que la pandemia reveló, explotó y amplificó”, enfatizó. "Y todos tenemos la responsabilidad de ayudar a repararlos".

Dijo que el asesinato de George Floyd en 2020 a manos de la policía en Minneapolis hizo que el Consejo de Derechos Humanos adoptara una resolución en junio de 2020 que ordenaba a su Oficina preparar un informe sobre el racismo sistémico. A pesar de la mayor visibilidad en torno a este tema, y muchas iniciativas y comisiones de reforma policial, continúan ocurriendo violaciones del uso de la fuerza y discriminación racial por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley contra los afrodescendientes. “Esto debe terminar”, dijo. Los responsables de las violaciones deben rendir cuentas y las medidas de reparación deben extenderse a las víctimas y sus familias. Alentó a los Estados a "excavar bajo la superficie" para descubrir la profundidad de las prácticas discriminatorias.

Uzodinma Iweala, autora y directora ejecutiva del Centro de África, dijo que, como hombre africano, nigeriano y estadounidense, es doloroso recordar las 69 vidas que se llevó la policía durante la masacre de Sharpeville en Sudáfrica. “Para mí, el aspecto más solemne de conmemorar este día […] es que las imágenes [del fotógrafo] Ian Berry que capturan la tragedia de los eventos del 21 de marzo de 1960 fácilmente podrían ser de todo el mundo en 2020”, dijo.

Durante los últimos 10 años, y llegando a un punto álgido en 2020, millones de personas de todas las etnias, razas, géneros y edades salieron a las calles de todo el mundo para proclamar que “la vida negra y la vida negra importan”, dijo. Y cuando llevaron esas súplicas a las personas que juraron protegerlas, fueron atacadas violentamente. Las raíces del racismo no pueden reconocerse plenamente sin comprender las formas en las que la policía histórica y continuamente interactúa con las personas de raza negra y morena.

Con un trato injusto impuesto a personas de diferentes razas bajo la ley, la alineación es con una idea, a menudo tácita pero expresada de manera consistente, que de alguna manera, "el color de tu piel te somete a un trato inhumano por parte de un sistema en el que vives", él dijo. "Si no actuamos, el racismo nos matará a todos".

Sin duda, dijo que ningún acto de lucha contra el racismo es demasiado pequeño. Ocurre en salas de estar, cafeterías, lugares de trabajo y lugares de culto. También debe suceder en el Salón de la Asamblea General y en todas las Naciones Unidas. “Cada uno de nosotros, todos los días y en todo momento, nos enfrentamos a la realidad de hablar en contra del racismo, luchar unos con otros contra el odio y vivir ejemplos de amor”, dijo.

En otros asuntos, la Asamblea eligió a Filipinas como miembro del Comité de Programa y Coordinación, por un mandato que comenzará el 19 de marzo de 2021 y finalizará el 31 de diciembre de 2022. También nombró a Eileen Cronin (Estados Unidos) y Carolina María Fernández Opazo (México) a la Dependencia Común de Inspección por un período de cinco años, comenzando el 1 de enero de 2022 y terminando el 31 de diciembre de 2026.

Declaraciones

AMMO AZIZA BAROUD ( Chad ), hablando en nombre de los Estados africanos, instó a los países a implementar la Declaración y el Programa de Acción de Durban. Todas las personas deben tener acceso a la reparación de los daños causados por el racismo, la discriminación y la esclavitud, dijo, y destacó que es fundamental hacer justicia y erradicar el racismo y la discriminación construidos bajo la esclavitud y el apartheid. También afirmó el derecho a una educación de calidad, ya que promueve el entendimiento mutuo y la libertad de todos. Los planes de estudio escolares deben incluir la historia de los afrodescendientes. Se ven obligados a emigrar de su tierra natal, se enfrentan a un empleo inadecuado y están sobrerrepresentados en trabajos mal remunerados. Las mujeres y niñas afrodescendientes son aún más vulnerables. El Decenio Internacional es una oportunidad histórica para corregir el mal y promover un mayor conocimiento de la contribución de los afrodescendientes. Deberían estar mejor empoderados en el espíritu empresarial y tener acceso a los servicios financieros. Las Naciones Unidas también deben abordar estos asuntos dentro de sus propias filas y deben tratar de abordar las deficiencias en la dotación de personal.

MAGZHAN ILYASSOV ( Kazajstán ), hablando en nombre del Grupo de Estados de Asia y el Pacífico, dijo que “el racismo nos mata a todos”, condenando todas las formas de discriminación, racismo, xenofobia, incitación al odio y otras formas de intolerancia. Expresando su pleno compromiso con el Decenio Internacional durante los cinco años restantes, dijo que la región consta de 55 Estados, que representan el 56% de la población mundial. También pidió medidas para abordar las desigualdades nacionales e internacionales existentes. En este sentido, la sostenibilidad de la deuda y las medidas de alivio son fundamentales. El Grupo entablará consultas para la creación de un foro permanente sobre los afrodescendientes, con la posibilidad de establecer un fondo fiduciario, y seguirá siendo un asociado estable en este asunto.

DIEGO PARY RODRÍGUEZ ( Bolivia ), hablando en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, dijo que es una prioridad de las Naciones Unidas abordar el racismo y la discriminación racial. Junto con los afrodescendientes, los migrantes y refugiados suelen ser víctimas de la intolerancia. Reafirmando su apoyo al Decenio Internacional, destacó que la diversidad es esencial para la paz. Al subrayar que las mujeres se ven afectadas de manera desproporcionada por la intolerancia, dijo que las Naciones Unidas deberían acelerar los esfuerzos para lograr la igualdad de género a lo largo de su ciclo de vida. A pesar de los esfuerzos de los Estados, millones de personas en todo el mundo lamentablemente siguen siendo víctimas de la intolerancia, dijo, y pidió a los Estados que promuevan la tolerancia para crear un espacio común y compartir valores humanos universales.

CRAIG JOHN HAWKE ( Nueva Zelanda ), hablando en nombre del Grupo de Estados de Europa Occidental y otros Estados, dijo que 50 años después de la adopción de la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, las cuestiones de racismo y xenofobia aún prevalecen en el mundo. La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto las fracturas sociales y políticas dentro de las comunidades, como lo demuestran las respuestas racializadas y discriminatorias al miedo. Más significativamente, los efectos del COVID-19 han tenido un impacto desproporcionado en los pueblos indígenas, así como en los que pertenecen a otros grupos minoritarios racializados, étnicos, religiosos o lingüísticos. En cuanto al tema de este año, el Grupo agradece a todos aquellos que se han solidarizado con el movimiento Black Lives Matter. El compromiso con el cambio atestiguado en los movimientos de protesta contra el racismo del año pasado es poderoso. “Debemos construir un futuro que promueva la inclusión, la diversidad y el diálogo”, dijo.

LINDA THOMAS-GREENFIELD ( Estados Unidos ), reconociendo que la conmemoración de hoy es una experiencia personal, dijo que es una persona de ascendencia africana y descendiente de esclavos, que creció en el sur segregado, donde el Ku Klux Klan quemó cruces en su barrio. . “Conozco la cara fea del racismo”, dijo. “He vivido el racismo. He experimentado el racismo. He sobrevivido al racismo ". El racismo no es problema de la persona que lo experimenta. Es el problema del racista y la sociedad que produce a esa persona. Al enfatizar que el racismo es endémico en todas las sociedades, “construido como una podredumbre en un marco”, dijo que se pudre y se propaga porque muchos de los que están a cargo lo permiten y otros fingen que no está allí.

La conmemoración de hoy requiere tener en cuenta la oscura historia de la esclavitud de bienes muebles, dijo, recordando que en 1619, 402 esclavos africanos fueron forzados a ingresar a la colonia de Virginia. Al describir la esclavitud como el "pecado original" que entrelazó la supremacía blanca y la inferioridad negra en los documentos y principios fundacionales de Estados Unidos, dijo que su país no es la fuente original; “Otros comparten la vergüenza con nosotros”. La esclavitud ha existido en todos los rincones del mundo, incluso entre los africanos que esclavizaron a otros africanos. Recordando que las muertes de George Floyd y Breonna Taylor desencadenaron el movimiento mundial Black Lives Matter, pidió el desmantelamiento de la supremacía blanca "en todo momento", y destacó que la Oficina Federal de Investigaciones informó de un aumento en los crímenes de odio en los últimos tres años a un nivel no visto en el país durante una década, y que no refleja la violencia que enfrentan los estadounidenses de origen asiático desde el brote de COVID-19. En honor a las víctimas de la “tragedia sin sentido” en Atlanta, la Misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas enarbola su bandera a media asta.

En su carrera que abarca cuatro décadas y cuatro continentes, dijo que experimentó el racismo durante búsquedas excesivamente entusiastas en los aeropuertos y al presenciar la discriminación racial de su hijo. Para millones de personas, el racismo es mortal, incluso para los rohingyas en "Birmania" que han sido asesinados en cantidades "asombrosas", o los uigures en China, donde el gobierno ha cometido un genocidio contra ellos. Ella todavía mantiene la esperanza, después de haber sido testigo de cómo las comunidades y los países pueden generar cambios. Como solo un ejemplo, dijo que hoy se sienta ante la Asamblea como descendiente de esclavos. "No podemos controlar el odio en los corazones de la gente", dijo. "Podemos cambiar los roles que les dan licencia". El gabinete de la nueva administración de los Estados Unidos es el más diverso de la historia e incluye al primer nativo americano confirmado para un cargo. “Podemos hacer que nuestros gobiernos reflejen nuestras más altas aspiraciones”, aseguró. Reconociendo que COVID-19 ha impactado desproporcionadamente a los más desfavorecidos, dijo que los fondos de ayuda de emergencia proporcionados para ayudar a las comunidades negras y marrones en particular marcan “solo el comienzo”. Si bien Estados Unidos tiene fallas, “hablamos de ellas. Trabajamos para abordarlos y seguimos adelante con la esperanza de dejar el país mejor de lo que lo encontramos ”, dijo, y pidió a todos los países que reconozcan el racismo endémico en todo el mundo y que“ eliminen la podredumbre de nuestros cimientos ”.

RODRIGO A. CARAZO ( Costa Rica ), hablando por el Sistema de Integración Centroamericana, dijo que esta región está compuesta por comunidades multiétnicas y multiculturales, cuyas contribuciones son importantes para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Rechazando todas las formas de racismo, discriminación racial, xenofobia e intolerancia, pidió un enfoque proactivo para poner fin a estos flagelos, especialmente porque tienen un impacto negativo en los derechos civiles, políticos, económicos, culturales y sociales, incluido el derecho al desarrollo. Condenó en los términos más enérgicos el resurgimiento del racismo, la discriminación racial, la xenofobia y la intolerancia, señalando que en América Latina hay 30 grupos de afrodescendientes que representan el 18% de la población de la región. La región está comprometida con la promoción de políticas y estrategias para mejorar las condiciones de vida de ellos y sus descendientes. Las mujeres y las niñas deben participar plenamente en la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y la intolerancia. Hizo un llamamiento para cerrar las brechas en la educación y el empleo, acogiendo con satisfacción la decisión de la Asamblea de establecer un foro permanente sobre los afrodescendientes e instando ampliamente a las Naciones Unidas, las organizaciones regionales, la sociedad civil y el sector privado a intensificar los esfuerzos para luchar contra el racismo, y pidiendo una mayor asignación de recursos para ejecutar el programa de acción del Decenio de los Afrodescendientes.

FRANCISCO DUARTE LOPES ( Portugal ), hablando por la Unión Europea, dijo que ningún país o región está libre del flagelo del racismo; todo el mundo tiene la obligación de ponerle fin. Al enfatizar que el coronavirus ha afectado de manera desproporcionada a las poblaciones marginadas, dijo que la discriminación basada en el origen racial o étnico está prohibida en la Unión Europea. Tras señalar que hoy se celebra la primera cumbre contra el racismo, dijo que la Unión seguirá oponiéndose enérgicamente a todas las formas de discriminación por motivos de sexo, raza, etnia, origen social, creencias religiosas, edad u orientación e identidad sexual, entre otros. bases. Se necesitan acciones a nivel nacional, regional e internacional, agregó, presionando a los países para que ratifiquen la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial.

ANA SILVIA RODRÍGUEZ ABASCAL ( Cuba ) describió una preocupante ola de racismo y xenofobia, en particular contra migrantes y afrodescendientes. Destacando que Cuba es un país “con sangre india, europea, africana y asiática en nuestras venas”, dijo que ha sufrido una transformación para eliminar la discriminación racial. Numerosas medidas adoptadas en los ámbitos educativo, cultural, social y de otro tipo han dado lugar a importantes resultados en la lucha contra estos flagelos. A pesar de estos avances, aún quedan problemas por abordar. En noviembre de 2019, Cuba aprobó un programa nacional para identificar las causas del racismo y la discriminación racial, diagnosticar la situación en todo el país y concienciar a las personas sobre su herencia africana. Estos esfuerzos también se alinean con los compromisos de Cuba bajo la Declaración de Durban, agregó.

ALOYSIUS SELWAS TABORAT ( Indonesia ) expresó su preocupación por la difusión de mensajes racistas y xenófobos en Internet, pidiendo nuevas herramientas para abordar estas nuevas formas de racismo y discriminación racial. Su delegación concede importancia al Día Internacional y al Decenio Internacional por ser fundamentales para mantener el impulso y el legado de la Conferencia de Durban. “Debemos actuar y que se vea que estamos implementando nuestros compromisos”, dijo, y señaló que su país es multi-ético y está orgulloso de su lucha pasada para rechazar el colonialismo y obtener la independencia. Abogando por el derecho al desarrollo de los afrodescendientes, dijo que el Día Internacional y el examen de mitad de período ofrecen una oportunidad para pedir más medidas para promover un mayor conocimiento de su cultura y contribución.

SERGIY KYSLYTSYA ( Ucrania ) dice que, lamentablemente, los Estados de Europa oriental no están de acuerdo con una declaración de grupo debido a lo que parece ser una opinión divergente sobre la relevancia de los derechos humanos para la eliminación de la discriminación racial. Reiterando su solidaridad con el pueblo afrodescendiente, destacó la importancia de implementar efectiva y plenamente la Convención Internacional. Su Estado está comprometido con sus obligaciones en virtud del instrumento y espera lo mismo de todas sus partes, dijo. A este respecto, su delegación ha esperado con interés la aplicación de las medidas provisionales en el caso de la Corte Internacional de Justicia contra la Federación de Rusia sobre la aplicación de la Convención.

DAI BING ( China ), recordando una declaración emitida el 9 de marzo en nombre de 100 países sobre la necesidad de combatir el racismo, la discriminación y las formas conexas de intolerancia, culpó al representante de los Estados Unidos de difundir desinformación y formular "acusaciones infundadas", que su país rechaza categóricamente. Si bien la representante admitió el innoble historial de derechos humanos de su país, eso no le permitió "subirse a un caballo alto" y dictar a los demás. Más bien, Estados Unidos debería controlar la pandemia, salvar vidas, garantizar la distribución equitativa de vacunas, levantar sus medidas coercitivas unilaterales, dejar de matar indiscriminadamente vidas inocentes con sus operaciones militares y hacer un "examen de conciencia" sobre su propia historia de colonialización. A las acusaciones de genocidio en Xinjiang, dijo que "nada es más absurdo". Al emitir esta "mentira descarada", Estados Unidos revela su obsesión por fabricar afirmaciones sobre Xinjiang. Continuó citando una declaración emitida en el Consejo de Derechos Humanos en nombre de varios países en la que instaba a Estados Unidos a dejar de hacer acusaciones infundadas contra China y de utilizar los derechos humanos como tapadera para frenar a los países en desarrollo.

BRUNO RIZZI RAZENTE ( Brasil ) recordó que su país tiene el mayor número de afrodescendientes del mundo, por lo que la conmemoración de hoy es de suma importancia. Reafirmó el compromiso de Brasil de poner fin al racismo, especialmente durante la pandemia, y expresó un apoyo excepcional a la Declaración y Programa de Acción de Durban. Los estereotipos juegan un papel notorio en varios aspectos de la sociedad, afectando particularmente a las personas de ascendencia africana, perpetuando las desigualdades raciales y la injusticia. Para abordar estos problemas, Brasil ha adoptado un amplio sistema de cuotas dentro de sus universidades y servicios públicos, creando nuevos modelos exitosos para abordar los estereotipos negativos. Desde 1988, la Constitución ha identificado el racismo como un delito no sujeto a fianza. Además, cada noviembre se celebra un personaje esclavizado importante en la historia de Brasil, dijo, y agregó que el Gobierno está integrando cada vez más el tema de los derechos humanos en los planes de estudios escolares y universitarios.

Source

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *